16 grandes videojuegos que marcaron tu infancia (y que deberías volver a jugar)

3
674

Por Jesús Abón:

Tengo 31 años, eso quiere decir que vi la evolución de las consolas, jugué con un Atari, esperaba una NES para navidad, aluciné con el primer Super Mario World, ahorré propinas para alquilar ‘media hora de Street Fighter’, y me volví loco cuando vi Tekken por primera vez. Las generaciones modernas, guste o no el comentario, no vivirán esa misma experiencia. Nacieron en un mundo de videojuegos en 3D, no vieron la historia completa, no vieron cómo esos píxeles se convirtieron en cubos y esos cubos en curvas, y esas curvas en suaves líneas casi perfectas.

Por eso, si tienes mi edad, o eres mucho menor, este post te hará recordar muchos buenos momentos, o te hará entrar un poco en el mundo de muchos gamers de mi edad. (Es evidente que esta selección es a título totalmente personal y parcializada, así que los invito a añadir sus aportes en los comentarios).

Double Dragon

Lo jugaba toda la tarde con mi hermano. La historia era típica de una película de Van Damme: un mafioso rapta a tu novia. No llamas a la policía, llamas a tu hermano y deciden tomar la justicia con sus propias manos. El juego tenía niveles realmente complicados (si no puedes pasar el primer nivel de Mario Bros, la tendrás muy difícil) y combos que, para la época, eran una delicia.

Contra

¿Qué podemos decir de este clásico? En tiempos en los que no se podía guardar cada 5 minutos, ni había la chance de esconderte para que tu personaje se sanara milagrosamente, Contra era un reto mayor. Tenías que pasar el juego de una, y tenía dos opciones, una en las que tus balas no afectaban a tu compañero (cuando jugabas de a dos) y otra en la que tú podías matarlo. Ambas eran altamente recomendables, y el juego era una locura.

Donkey Kong

El gorila más famoso del mundo (lo siento, King Kong) trajo una nueva dimensión a los gráficos en SNES, con un sentido lúdico y de la física que era simplemente maravilloso para los que vivimos esa época.

Super Street Fighter II

Tenías que jugarlo. Esperabas horas (si no tenías un SNES) para poder alquilar un equipo y jugar contra tu mejor amigo (o con tu peor enemigo). Ken, Ryu, Bishop, Blanka, y cada uno de los personajes de este juego que marcó una época, sirvieron también de inspiración para toda una serie de videojuegos de lucha que salieron posteriormente, desde los movimientos especiales, los poderes, las combinaciones, etc. Y claro, también inspiraron múltiples apodos (al más flaco, siempre, pero SIEMPRE, le decían Dhalsin).

Mortal Kombat

Si en Street Fighter los superpoderes eran el gancho, en Mortal Kombat mandaba el gore. Sí señores, nada de 3D ni adornos computarizados, fotorrealismo puro y duro, gritos desgarradores y sangre, mucha sangre. Aún tengo por ahí un viejo papel enmicado con la lista de comandos, Fatalities y demás.

Legend of Zelda

Otro juego que marcó tendencia. La historia, los diálogos, los puzzles, etc. Todo en Legend of Zelda fue hecho con amor, eran tiempos en que los desarrolladores vivían de crear cosas únicas, distintas. Y este juego lo era.

Duke Nukem 3D – Atomik Version

El anti-héroe por excelencia de los shooters. Duke Nukem 3D era un juego que no se tomaba en serio a si mismo, y en eso radicaba su mayor fortaleza. El personaje principal era un tipo que soltaba lisuras sin sonrojarse, disparaba a todo lo que se moviera y se meaba (literalmente) en la cabeza de los jefes finales. Era malo, pero salvó a la tierra de esos malvados jabalíes humanoides ¿Cómo no quererlo?

Doom

¿Alquilar una PC sin internet? Ahora te sonará a locura, pero en tiempos en los que las PC eran un bien escaso, no era raro encontrar casas donde se alquilaba la PC familiar para jugar una hora de Doom, el juego del momento. Disparar mientras veías sufrir en cada daño al rostro en tu pantalla, lo era todo.

Mario Bros

Mario era Nintendo, y Nintendo era Mario. Todo empezó con la Nintendo NES, con un Mario diminuto que tenía que saltar hacia una bandera al final de cada capítulo. Lo amabas desde el inicio. El Super Mario Bros 3 y los múltiples disfraces que otorgaban poderes a Mario fueron un preámbulo de lo que sería Super Mario World. Todos querían aprender a volar, encontrar a un Yoshi de colores diferentes, ese pequeño dinosaurio que todo lo comía era una sensación. Y claro, si tenías un hermano menor, él siempre sería Luigui. Buenos tiempos.

International Superstar Soccer (Deluxe)

Si te gustaba el fútbol debías jugar a esto. Fue el primer juego de SNES en el que me emocionó el fútbol virtual. Los tiros con curva, las barridas, los quiebres, las narraciones, y claro, los amigos. El fútbol virtual tuvo un antes y un después con este juego.

Tomb Raider

Todos estábamos perdidamente enamorados de Lara Croft, la arqueóloga más sexy de todo el universo. Esas curvas, ese caminar, y esa furia. La chica disparaba bien, resolvía acertijos, peleaba contra lobos, tigres y asesinos a sueldo, y no perdía un ápice de sensualidad. La amamos antes, y la seguiremos amando por los siglos de los siglos.

Tekken

El primer juego de peleas en 3D que me dejó con la mandíbula en el suelo. Esos gráficos fueron toda una revolución en su época. King, Armord King, Lee, Ángel y el padre más demente, Heihachi, nos adentraron a un mundo de llaves, combinaciones e historias finales que realmente tenían un trasfondo humano.

Alone in the Dark

No hablamos del bodrio que muchos probaron en la PS2. Alone in the Dark, el juego para PC, fue el primer título que literalmente me provocó pesadillas. Se me ocurrió jugarlo una noche a solas en casa: la ausencia de música, la trama, las historias, los zombies y criaturas rodeándote lentamente, y el sonido de los pisos de madera…se te congelaba el alma. JUEGAZO.

Resident Evil

Muchos deben tener un marcapasos a estas alturas de la vida, gracias a Leon y sus peripecias en Raccon City. Cada ventana, puerta o pared a medio resquebrajar era un posible pre-infarto a punto de ocurrir. Los gráficos, los acertijos y la sensación de que, finalmente, nunca podrías salir de ese lugar. Un juego de culto que luego fue perdiendo el rumbo en las últimas generaciones de consolas.

Silent Hill

¿Hay que decir mucho? Si te consideras un gamer de verdad, deberías jugar este título. Era terror en estado puro (y parece que retomarán ese rumbo en una nueva versión). El terror de no saber dónde estás, qué ocurre, ni cómo llegaste ahí. Un juego en el que la atmósfera y la trama te atrapan como la red de una araña.

Winning Eleven 3

Debo admitirlo: amor el fútbol. Y amaba a la selección argentina de Batistuta, el Piojo López, el Burrito Ortega y Simeone. El Winning Eleven 3 me enseñó un nuevo mundo de fútbol. Tú podías ser ellos, podías reventar el arco como el ‘Bati’ o pegarte las corridas de Ronaldo y llevarte a medio mundo, tomarte una soda y hacer un gol de taco. Uno de los juegos de fútbol más adictivos de la historia (aun hoy en día se realizan torneos de este juego).

Hasta aquí va mi lista, sé que muchos títulos se quedaron en el tintero (demasiados diría yo), pero para eso contamos con ustedes ¿Qué juegos marcaron su infancia? ¡Déjanos tu experiencia en los comentarios! (Y si te da curiosidad, mira la reacción de los adolescentes de hoy ante una NES ¡Es una locura!)

PD: Te invitamos a suscribirte a nuestro boletín de noticias, no solo estarás participando en el sorteo del espectacular juego F1 para PS3, sino que también apoyarás nuestro trabajo 😉

3 Comentarios

  1. Esos tiempos, personalmente yo no pude vivir esos años era muy pequeño, pero mi hermano tiene 28 años el era quien jugaba con su super nintendo me llevaba las maquinas de alquilar sin duda grandes años, recuerdo mi juego favorito mata patos 😀 era por lo que lloraba jugar mientras observaba a mi hermano jugar top gear (Y)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.