(EDITORIAL) Pa’l Face: La estupidez de una vida ‘viral’

pal face

Un pequeño está a punto de intentar saltar de una silla a otra, lo más probable es que se caiga. Y sí, se cae, todos ríen, alguien graba con el celular. Otro tarda horas cantando en la ducha, su padre decide poner una cámara para descubrir qué hace. Al día siguiente ambos videos están en YouTube, en Facebook, y son portada en diferentes medios digitales. Las risas se multiplican. Es oficial: Se volvieron virales.

Hay una tendencia a grabarlo todo, y puede que esta nueva generación lo vea como algo natural. Si tu hijo se cae, grábalo, si no sabe hablar bien, grábalo, si en vez de decir fruta, dice p…a, grábalo. Y claro, compártelo, todo es válido con tal de tener dos minutos de fama y unos cientos de miles de likes y vistas de video. La intimidad devastada, marketeada y convertida en producto de consumo masivo.

El problema no es propiamente el fenómeno de lo viral, el problema es intentar ser virales a toda costa: a costa de nuestra dignidad y del derecho a la intimidad de nuestros hijos ¿Por qué esa necesidad de atención? ¿Por qué la broma familiar no puede quedar en el ámbito familiar del que nunca debió salir? ¿Por qué tu hijo o hija no tiene el derecho de equivocarse en privado, de cantar en la ducha o de caerse sin necesidad de ser motivo de burla de millones de personas que, además, no lo (la) conocen?

¿Nos preguntamos por qué cada vez encontramos más videos degradantes, violentos e insultantes en YouTube o Facebook? Simple. Mientras más viralizamos lo cotidiano, lo privado y lo que es parte de la vida diaria, llegas a un punto en que la ‘audiencia’ se satura. Los nuevos nativos digitales encuentran que ya el bebé que ríe no es viral, así que ¿Por qué no hacer llorar a un bebé? Ya el tipo que cae por accidente deja de ser jocoso, “ya pasó de moda” ¿Por qué no provocar una caída más aparatosa? Mejor aún ¿Por qué no empujar a alguien para ver cómo reacciona?

Hubo una época en que bastaba con ser tú. Hubo un tiempo en que cuando te caías tu padre dejaba de grabar para preguntarte ¿Estás bien? O para decirte cómo soportar el dolor. Ese momento quedaba entre él y tú ¿Dejaremos que se pierda esa magia por dos minutos de fama? Piénsalo.

¡Comparte!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados

Wisecity: el aplicativo que ingresa a Perú para combatir la delincuencia

plicación permite conocer en tiempo real posibles robos en...

LG presenta la nueva línea de productos Signature Kitchen en KBIS 2024

Con tecnología avanzada y diseño de tendencia, la gama...

Levi’s rinde homenaje a los promotores del cambio en su nueva colección Back To

La marca Levi’s celebra a una generación de jóvenes...

Kia Tech Skill Cup 2024: Técnicos desafían competencias y habilidades profesionales

Se evalúan aspectos como: análisis, comprensión y diagnóstico de...

Teclados mecánicos: una guía para principiantes

Entre el trabajo, la escuela y el juego, muchas...

5 desafíos de la inteligencia artificial generativa

Se espera que la Inteligencia Artificial Generativa aumente su...