Tú sufres con el calor … y tu laptop también

0
138

Las altas temperaturas se han convertido en una voz de alarma para todos. Pero el calor extremo no solo nos afecta a nosotros, sino además a mucho de lo que nos rodea. ¿Un ejemplo? Tu laptop. Dispuesta a ir contigo a todos lados y ser parte esencial de tu día a día, las laptops sufren mucho cuando se someten a los efectos del calor, ya sea a nivel electrónico o de rendimiento y vida útil de la batería. Cuando tu equipo se para y pone una imagen fija en la pantalla sin que puedas salir de ella, o se vuelve tan lento que una simple búsqueda en Internet se convierte en una tarea interminable, o de pronto se apaga, podrías pensar en un sobrecalentamiento. ¿Cómo evitar esto en verano? Hemos pedido a Acer algunas medidas preventivas para mantener la temperatura de nuestros equipos bajo control.

La refrigeración, una prioridad: Cuidado con la refrigeración de tu equipo en un verano como el que actualmente vivimos. Para evitar males mayores es recomendable limpiar de forma correcta las rejillas de ventilación para asegurarnos que los conductos están limpios y velar porque el flujo de aire entre y salga correctamente. En este caso tenemos la opción de colocar la laptop de forma que el aire pueda entrar con más facilidad, elevándola un poco para que la refrigeración sea más fluida o apostar por una base con ventiladores extras que lleve más aire al equipo.

Vela por la limpieza: La suciedad y el polvo siempre afectarán tu equipo, haciendo, incluso, que los ventiladores no funcionen bien y el aire no fluya en su interior. Si estás en una crisis con este tema lo mejor es poner tu laptop en manos de profesionales capaces de revisarlo y limpiarlo adecuadamente.

No al exceso de sol: Estamos seguros de que no te tiras al sol durante horas. Y si lo haces, corres el riesgo de salir totalmente quemada y adolorida. Entonces, ¿por qué exponer a tu equipo a esto? Si no te queda más remedio que utilizarlo en exteriores pese a las altas temperaturas, busca un lugar fresco, a la sombra.

Si vas a la playa, protégelo: Además de correr el riesgo de mojarse, es probable que partículas de arena o polvo se introduzcan en tu ordenador, aumentando la suciedad y dificultando la refrigeración.

Menos brillo por favor: El brillo al máximo exige más rendimiento del equipo, que consume más de la batería y aumenta la temperatura. Intenta mantenerlo por debajo del máximo y verás un cambio en tu equipo.

Exige, pero con medida: Recuerda que si ejecutas varios programas “pesados” al mismo tiempo podrás provocar un aumento en la temperatura de tu equipo. Ten en cuenta que, con frecuencia, tu equipo estará ejecutando programas “en segundo plano” por lo que vale la pena revisar y solo dejar aquellos programas que realmente debas utilizar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.